PEKADO MORTAL TEMPRANILLO

TORO

PEKADO MORTAL TEMPRANILLO

TORO

BACO TEMPRANILLO es la apuesta con especial incidencia en la D.O. Toro de un tinto de calidad, producido en los pueblos de San Román y el pueblo de El Pego, ambos extremos más distantes de la D.O. Toro de viñedos de 50 a 70 años que cultivamos y mimamos con mucho cariño.

Nuestro proyecto en la D.O. Toro nos llevó hace 6 años a elaborar la primera cosecha de Baco, después de muchos años de experiencia en la zona, buscando un vino fresco  de calidad diferencial de cara al mercado internacional.

VIÑEDO

Para la elaboración de Baco partimos de la selección de uvas de 10 de nuestras parcelas, todas ellas situadas entre 600 y 700 metros sobre el nivel del mar, plantadas en vaso a tresbolillo y pie franco.

SUELOS

Los suelos de nuestros viñedos son arenosos, que además de aportar frescor, facilitan la maduración, retienen el calor diurno para cederlo a las plantas por la noche y proporcionan mayor concentración aromática y estructural.

COMPRAR AHORA

CATA

VISTA: Rojo granate intenso con reflejos violáceos, de capa media alta, muy glicérico.
NARIZ: Intensidad aromática alta, con aromas de fruta negra madura (mora, grosella y ciruela) y con un fondo balsámico de pimienta, chocolate y vainilla.
BOCA: Disfrutamos de su estructura y cuerpo con tanino agradable y largo, en el retronasal  encontramos complejidad frutal negra y cacaos.

TEMPERATURA DE SERVICIO: entre 12 y 16ºC.
CONSUMO: Potencial de guarda de 8 a 10 años en condiciones óptimas de conservación.
MARIDAJE: pescados, guisos, arroces y carnes blancas y rojas.
PRODUCCIÓN: 7.000 botellas de 75cl. de la cosecha 2016.

VENDIMIA

Se lleva a cabo normalmente entre el 20 de septiembre y el 1 de noviembre. Se realiza en cajas de 15 kg para proteger al máximo las uvas y se hace una preselección de racimos en el propio viñedo.

ELABORACIÓN

Una vez en la bodega, las uvas pasan por una segunda selección de racimos en mesa de selección. Cada parcela es elaborada por separado para llevar a fin la personalidad individual de cada una de ellas. Realizamos un despalillado y pasamos las uvas a un deposito de maceración de hormigón para mantenerlas a 14ºC durante 5-6 días y extraer el máximo de potencial de esas uvas. Posteriormente, dejamos que suba la temperatura por si sola y fermente con las levaduras autóctonas de la uva, procurando que la temperatura no suba nunca de 25ºC para preservar la expresión frutal durante 20-25 días. Una vez terminada la fermentación alcohólica, se descuba y prensa. El vino resultante se lleva a una tina de madera de 6.000 litros donde hará la fermentación maloláctica y después pasará a barricas de 225 litros donde hará la crianza durante 12-15 meses en barrica de roble francés y americano, realizando batonnages periódicos para luego realizar el coupage en función de la personalidad de cada una de las barricas. Una vez embotellado, el vino permanece un mínimo de 12 meses en la bodega antes de su comercialización.